Wednesday, May 03, 2006

Un lugar llamado Tossa del Mar

Hay sitios que te traen recuerdos de tu niñez. Otros que te evocan sentimientos y olores de lugares que has visitado. Y están aquellos que no sólo te permiten recordar, oler y sentir sino además mezclar todo lo anterior y disfrutar de sensaciones fuertes y muy gratas.

Un lugar llamado Tossa del Mar, a sólo 98 kilómetros de Barcelona es el entorno que provocó ese cúmulo de sentimientos que por varios minutos o incluso horas me llevaron a viajar a épocas pasadas y recientes, donde el color del agua, el olor a vegetación, la imponencia de los acantilados y la construcción de sus casas eran el escenario de miles de fragmentos de espacios remotos y experiencias vividas.

Sin duda que esta playa de la Costa Brava, un rincón donde la ciudad moderna se mezcla con la medieval, es un lujo para quienes en plan turístico deambulamos por sus calles estrechas, sus casas blancas y sus murallas adoquinadas. Pero también es el lugar magistral para mirar por horas sentada en un banco cómo la vegetación se mezcla con el mar, cómo las gaviotas con su vuelo pausado se detienen en un roquerío, y cómo ese mar tan distinto al Pacífico brilla con colores propios, y que pese a no tener oleaje, te encanta y atrapa en una inmensidad que se sabe finita.

Quizás sea la necesidad humana de buscar siempre la pertenencia en lugares desconocidos que mi paseo por Tossa del Mar, además de significar un buen momento para compartir con Maipú, Fede y JP, fue una experiencia más que gratificante donde los buenos recuerdos se mezclaron con la belleza del paisaje. Un lugar que tiene mucho de Isla Negra, de Maitencillo, y si viajamos un poco más lejos, de Positano y Capri, en Italia.

Tossa, como cuenta la historia fue el "paraíso azul" del pintor Marc Chagall, quien por largas temporadas se refugió en ese cuadro de pinos, arenas blancas y mar. Un lugar que lo acogió desde el primer momento y que quedó plasmado en varios de sus cuadros.

Así esta villa de origen romano es parte de esa costa que tiene mucho que ofrecer a quienes tenemos la suerte de tenerla a sólo 1 hora y media de distancia o a quienes por curiosidad se dejan caer y se terminan enamorando del lugar. Sea como sea es un sitio que todo aquel que ande por la zona debiera conocer...

2 Comments:

At 9:23 PM, Blogger El Hincha said...

la foto es tuya? se ve genial el lugar, si tienes más mándalas, ok?
besos

 
At 12:20 AM, Anonymous Frédéric Moreau said...

Qué coincidencia. Luego de leer este post, en la noche salí y conocí a alguien que me recordó mucho a ti. Sentí una mezcla preciosa de alegría y paz...

 

Post a Comment

<< Home