Monday, April 24, 2006

Un libro y una rosa!

En Barcelona siempre hay algo que celebrar. Y ayer no fue la excepción. El día de San Jordi (Jorge), patrono de Catalunya era la fiesta que llenó las calles, plazas, ramblas y tiendas de cientos de personas.

Se celebraba el día de San Jordi, el Día del Libro. Y la tradición dice que cada hombre le regala a la chica una rosa y la mujer le regala al chico un libro. De ahí que lo único que se veían eran miles de rosas de todos los colores posibles y más de 50 stands con libros, donde se calcula que cerca de 200 librerías de Barcelona usaron las calles para ofrecer sus novedades.

Es una fiesta que nació para conmemorar al aguerrido caballero, San Jordi, quien mató con su lanza al dragón que atemorizaba a todo un pueblo, pero también el aniversario de uno de los dramaturgos más importantes de la historia de la literatura universal, el inglés William Shakespeare.

Si Barcelona es una ciudad que normalmente está colmada de turistas y personas en Plaza Catalunya, sus ramblas o calles céntricas, ayer era desbordante. Caminar era tan difícil como detenerse a mirar la reseña de un libro. Pedir espacio era un lujo. Apurar, era imposible.

Pero más allá del barullo y del tumulto la fiesta era total. Museos, palacios y edificios públicos estaban abiertos al público, mientras en Plaza Sant Jaume rondas de personas bailaban al son de una banda que alegraba el momento.

Todo era felicidad, todo era sonrisa. Las rosas y los libros inundaban la ciudad, mientras los pequeños con un libro en la mano, tal vez el primero, apenas cabían en su asombro e incluso muchos sin entender qué era aquello.

Los más grandes paseaban por la Rambla, ella con su rosa en la mano y él con el libro bajo el brazo… ambos contentos y enamorados, disfrutando de un día tibio y de una tarde de domingo.

Son este tipo de tradiciones tan enraizadas las que emocionan. Especialmente cuando vez a un anciano que en su silla de ruedas prefiere vivir la fiesta en la calle en vez de la comodidad del hogar. Cuando el ánimo de grandes y chicos está en recorrer con calma esos cientos de puestos de libros y rosas. Por último, cuando vez a la gente que disfruta de esa fiesta y la vive intensamente…

Sin duda, mi primer “Diada de Sant Jordi” fue una linda experiencia y una grata sopresa….

3 Comments:

At 10:45 AM, Anonymous El Señor X said...

¡Felicitaciones!, después de un prolongado bache, este blog ha retomado su nivel de excelencia.

 
At 5:56 PM, Blogger Millarahue said...

Qué envidia (en buena). Son esas las fiestas que me encantan de Europa y que me gustaría que hubiera acá (aunque vamos avanzando de a poco). Gracias por tu post, porque me llena de ganas de conocer Barcelona pronto!!!
Un abrazo lolín!

 
At 9:02 PM, Blogger El Hincha said...

y mi libro?
la rosa hubiera sido de color violeta, pero suave, para que no opaquen tus verdes...

 

Post a Comment

<< Home