Wednesday, July 19, 2006

Una hoguera en Medio Oriente!

Han sido siete días de ataques. Siete días de muerte, dolor y destrucción. Siete días cuyo escenario, fronteras y países son los mismos que hace años. Una semana en donde no se ha buscado una solución pacífica, ni menos la diplomacia, sólo se ha golpeado con fuerza al enemigo y se ha desvastado a un país que huye de las llamas y de la escasez.

Y así siguen los días. Bush acusa a Siria e Irán de instigar los ataques de Hizballah (según los expertos ésta es la grafía correcta). El presidente libanés, Emile Lahud acusa a Israel de querer destruir el Líbano. El Primer Ministro israelí Ehud Olmert asegura que los ataques de Hizballah contra Israel buscan desviar la atención internacional del programa atómico iraní. Todos se culpan, todos se denuncian, mientras ya van más de 200 personas muertas en la última semana de ofensiva israelí.

Una vez más Medio Oriente está en llamas. Una vez más el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas mira con cautela lo que ocurre en la zona y actúa con lentitud y sin mayor decisión. Una vez más el sistema de votación en el seno del órgano ejecutivo juega en contra del objetivo último de su accionar: resguardar y garantizar la seguridad internacional y el mantenimiento de la paz.

Mientras tanto, medio millón de libaneses se desplaza fuera de sus fronteras para refugiarse en los países vecinos y así escapar de los ataques por aire y por tierra, que además le están costando al Líbano unos 400 millones de euros diarios, principalmente por la destrucción de infraestructuras.

¿Será necesario destruir un país y matar más de 200 personas en una semana para lograr liberar a tres soldados israelíes? A simple vista no parece ser el objetivo final, quizás una simple excusa, un sin sentido, pero no lo es ni para Israel ni para Hizballah.

Israel ha dicho que seguirá su lucha contra el movimiento chiíta, golpeando sus objetivos hasta que los soldados capturados sean liberados y la seguridad de los civiles israelíes esté garantizada. Hizballah, en tanto, ha insistido en que seguirá disparando cohetes contra Israel hasta que se produzca un alto el fuego sin condiciones. Ninguno cede. Ninguno mira más allá.

La hoguera en Medio Oriente arde y no parece haber una solución cercana. Nada hasta el momento ha servido para atenuar la desmesurada reacción israelí y el hostigamiento de Hizballah. Y mientras tanto los civiles son los más perjudicados y la zona entera sucumbe una vez más ante el terrorismo y el caos.

Algunos testimonios de bloggers que están in situ viviendo el conflicto. Ashley / Tom / Andy

2 Comments:

At 7:50 AM, Anonymous felipe said...

espero que este tema sea motivo de una gran tesis! se repite siempre: los conflictos son la muerte para mucha gente, pero el trabajo para muchos periodistas, paradojas de la vida...
última cosa: quiénes son esos expertos????

 
At 2:55 PM, Anonymous Anonymous said...

Greets to the webmaster of this wonderful site! Keep up the good work. Thanks.
»

 

Post a Comment

<< Home