Thursday, March 20, 2008

La noche de Morricone...

Manos dóciles y cadenciosas. Postura erguida. Serio y concentrado. Sereno, pausado y armónico. Así como su música, a ratos enérgico con tonos suaves y melódicos. Un sonido que bajo la luna y el frío de la noche resonó fuerte en cada uno de los nervios del cuerpo. Una energía única. El compás de un concierto que demostró las sensaciones que produce una grata melodía. El recuerdo de imágenes y el deleite del sonido del violín, del arpa y de una flauta traversa que resonaba a lo lejos.


Agradezco haber sido una de las “bendecidas” con una entrada para estar presente en el primer concierto de Ennio Morricone (gracias Maurito!!). Agradezco haber estado dos horas con escalofríos en el cuerpo por la sensación de emoción y frío que acompañaba cada tono, cada melodía, cada movimiento de esa mano que se movió con dulzura y fuerza y que hizo que el coro y los músicos dieran lo mejor en cada momento.

El paso por Santiago de Morricone, su música, el concierto, la noche fría, la luna, los escalofríos y el ambiente fue todo notable. Escucharlo tocar su música fue literalmente de película….

3 Comments:

At 12:12 PM, Blogger Gardagami said...

See here or here

 
At 8:02 AM, Blogger Millarahue said...

Fue notable lolín! Y fue un gusto compartir ese mágico momento con usted!

Un abrazo grande!

 
At 1:05 PM, Anonymous Anonymous said...

shushaaa que son shulaaaaasss!!!!

 

Post a Comment

<< Home