Friday, January 20, 2006

Sólo sé que nada sé!

Volver a la universidad ha sido un privilegio. Retomar la vida estudiantil, los libros, los apuntes, las cátedras y los exámenes ha sido una experiencia gratificante, especialmente porque estoy en otro país y con gente de tan diversas culturas.

Y es que hacer trabajar la cabeza siempre va a ser un lujo, porque la vida diaria generalmente no te lo permite, ya sea por desgano o por la rapidez con que todos vivimos el día a día.

Pero ocurre que cada vez que estudio o que converso con personas expertas en ciertos temas me doy cuenta que nada sé de lo que creí saber. Y que mientras más me acerco a ese conocimiento más lejos lo veo, más evidente se me hace mi ignorancia.

Conversando el otro día con una periodista catalana me decía que estaba en crisis laboral porque se sentía cada día más ignorante, que creía que los periodistas muchas veces hablábamos sin saber de las cosas y que eso la tenía mal. No me quedó más que compartir plenamente lo que sentía y pensaba y que muchas veces ha sido tema de conversación entre amigos periodistas.

Quizás tenga que ver con la enseñanza que se imparte en la carrera o quizás es la misma profesión que muchas veces te obliga a saber un poco de muchas cosas, o nada de lo anterior y simplemente es la desidia personal que te lleva a la ignorancia. Pero lo rescatable es detenerse y pensar que el aprendizaje debiera ser una obligación constante y que volver a las salas de clases es el primer paso para no bajar los brazos en este trabajo diario.

6 Comments:

At 5:36 PM, Blogger El Hincha said...

todavía no me bajan las ganas por volver a la universidad, sabes, pero creo que eso no me impide seguir estudiando a diario... si bien no tengo que dar exámenes ante un profesor, siento que en nuestra carrera todos los días hacermos trabajos y damos exámenes ante los lectores. En ese sentido, siento que con cada cosa que leo o veo a diario, estoy aprendiendo y por lo tanto es como seguir estudiando continuamente. Quizás eso que sientes respecto a que "no sabes nada" es algo que todos experimentamos alguna vez, pero no hay que equivocarse, siempre podemos lograr ser más capaces que otro en una determinada área, más allá de que en otra no tengamos tanto conocimiento... por ejemplo, de farándula no me preguntes nada, pero de tecnología sí! Tú eres seca en temas ciudadanos, pero de fútbol no cachai nada, jajajaja viste, a todos nos pasa, no creo que sea para achacarse...

besos

pd: hay alguna opción de cambiar la fecha de regreso a barcelona desde parís??? es sólo una duda...

 
At 1:54 PM, Blogger Millarahue said...

Lolín!
Concuerdo con mi amigo hincha en varios puntos....primero a todos nos ha pasado...no sabes cúantas veces me he sentido la burra del curso en tribunales...pero sabes qué, después de los cinco minutos de achaque me vienen las ganas de aprender y de despejar las dudas...y me he vuelto una preguntona profesional...es para mí la mejor manera de aprender todo lo que no sé...que por cierto es muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuucho!
No se deprima lolín, use esa sensación como un incentivo para aprender cada vez más... no sabes cómo quisiera estar en una universidad!!!
Te mando un abrazo gigante!

 
At 4:05 PM, Blogger juan pablo ortiz said...

Lo importante creo yo es que ese constante deseo de aprender debiera estar presente en todos y no solo en los que hemos pasado por una experiencia de estudio como la universidad.
La vida diaria es un constante aprendizaje(sonó cursi eso),
saludos

 
At 5:16 PM, Blogger Jorge Saavedra said...

Viejos referentes de las antiguas escuelas decían que los periodistas manejan un océano de información, pero con un centímetro de profundidad..
¿Te sientes tocada por las líneas de la prolífera escritora Amélie Nothomb?... ¿Aquellas palabras insensatas que denotan suspicacias internas, tienden a capturar vuestra atención?... Sí es así, pégate una vuelta por mi guarida virtual.

¡Salu2 con acento español!

 
At 2:26 PM, Anonymous Rodrigo Díaz said...

Mi abuelo futbolista, ese que salió campeón con Colo Colo (para tu desánimo) nunca fue a la universidad y vaya que me dio lecciones. Un día me llevó a su "taller" y ahí tenía cientos de corchos de botellas de vino; sin duda que fue uno de mis maestros a la hora de aprender -y a beber- sobre los mostos.
Entonces me preguntó: "Qué podemos hacer con ellos, Turín?".
Tras mi silencio lo partió en varios trozos y una de ellos lo comenzó a limar... "El próximo fin de semana veremos qué hacemos", dijo con sus lentes a media nariz.
Siete días después tenía cuatro pequeñas placas de bronce y una bolita de corcho, unió todo, lo soldó y a la hora yo andaba en la calle haciendo sonar el silbato... Así lo hicieron por años varios árbitros profesionales del fútbol chileno.
Como dicen tus amigos, no sólo en la universidad se aprende, tanto de la vida como de ese conocimiento intelectual que tanto deseas... La vida es una de las mejores escuelas.
TQM

PD: Aún guardo el silbato que me regaló el abuelo José.

 
At 2:47 PM, Anonymous Frédéric Moreau said...

Tranquila, ex lucecita de Emol, que el periodista no debe saber todo. Sólo debe saber DONDE HALLAR todo.

 

Post a Comment

<< Home